+ info

Arquitectos PEZarquitectos SLP
Cliente  Ayuntamiento de Gijón
concurso 2014

REHABILITACIÓN DE VIVIENDAS EN LAS MANZANAS RESIDENCIALES DEGRADADAS DEL GRUPO NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN (PORTUARIOS). GIJÓN

La propuesta de intervención para la mejora del barrio de Portuarios se plantea con una visión unitaria del conjunto desde los aspectos más globales hasta los detalles concretos en elementos de diseño, funcionalidad, sostenibilidad y ahorro energético.

El barrio es un área ordenada morfológica y tipológicamente. Los edificios están dispuestos de forma paralela separados una distancia regular donde se distribuyen sus espacios libres y comunes. Los bloques tienen proporciones adecuadas y los vacíos interbloques disfrutan de un buen soleamiento y algunos elementos vegetales.

Sin embargo, el paso del tiempo ha deteriorado los edificios y la sencilla urbanización que los rodea. El progresivo envejecimiento de la población ha provocado que los edificios no respondan en este momento a las necesidades básicas de sus propietarios.

Las viviendas tienen un tamaño mínimo y, actualmente, carecen de condiciones mínimas de habitabilidad debido al sistema constructivo original, sin aislamiento, que no protege debidamente de las condiciones climáticas de la ciudad de Gijón.

El planteamiento general de la propuesta trata de dar respuesta a las necesidades del barrio teniendo en cuenta la mejora de los espacios libres y de sus edificaciones para adecuarlos teniendo en cuenta su accesibilidad, su durabilidad y su confortabilidad.

Para conseguirlo se proponen cambios que, protegiendo la configuración morfológica y tipológica del conjunto, mejoren las condiciones ambientales del barrio. Se plantea una distribución racional del tráfico rodado, reduciéndolo a los viarios de conexión con otros perimetrales que dan acceso al vecindario. Se disminuye el número de calles con tráfico de vehículos, de forma que se peatonaliza una calle y dos calles se proponen como vías de coexistencia con limitación de la velocidad a 20km/h y en las que se eliminan las plazas de aparcamiento. Las plazas de aparcamiento suprimidas se recuperan en las vías de tráfico rodado.

Los jardines y las áreas peatonales existentes se reorganizan  para dar cabida a los elementos  arquitectónicos que proporcionan accesibilidad a las viviendas (ascensores y rampas) y para dotar de una mayor privacidad a las viviendas de planta baja. Las zonas verdes se transforman en áreas estanciales a través de la incorporación de algunos elementos de mobiliario urbano.

La accesibilidad a las viviendas se garantiza a través de la incorporación de un ascensor por portal que permite que cada vecino llegue a su vivienda sin tener que utilizar escaleras. Los ascensores se tratan como un elemento arquitectónico singular que contribuye a cambiar la imagen del conjunto hacia una estética más contemporánea.

La propuesta de intervención para la mejora del barrio de Portuarios se plantea con una visión unitaria del conjunto desde los aspectos más globales hasta los detalles concretos en elementos de diseño, funcionalidad, sostenibilidad y ahorro energético.

El barrio es un área ordenada morfológica y tipológicamente. Los edificios están dispuestos de forma paralela separados una distancia regular donde se distribuyen sus espacios libres y comunes. Los bloques tienen proporciones adecuadas y los vacíos interbloques disfrutan de un buen soleamiento y algunos elementos vegetales.

Sin embargo, el paso del tiempo ha deteriorado los edificios y la sencilla urbanización que los rodea. El progresivo envejecimiento de la población ha provocado que los edificios no respondan en este momento a las necesidades básicas de sus propietarios.

Las viviendas tienen un tamaño mínimo y, actualmente, carecen de condiciones mínimas de habitabilidad debido al sistema constructivo original, sin aislamiento, que no protege debidamente de las condiciones climáticas de la ciudad de Gijón.

El planteamiento general de la propuesta trata de dar respuesta a las necesidades del barrio teniendo en cuenta la mejora de los espacios libres y de sus edificaciones para adecuarlos teniendo en cuenta su accesibilidad, su durabilidad y su confortabilidad.

Para conseguirlo se proponen cambios que, protegiendo la configuración morfológica y tipológica del conjunto, mejoren las condiciones ambientales del barrio. Se plantea una distribución racional del tráfico rodado, reduciéndolo a los viarios de conexión con otros perimetrales que dan acceso al vecindario. Se disminuye el número de calles con tráfico de vehículos, de forma que se peatonaliza una calle y dos calles se proponen como vías de coexistencia con limitación de la velocidad a 20km/h y en las que se eliminan las plazas de aparcamiento. Las plazas de aparcamiento suprimidas se recuperan en las vías de tráfico rodado.

Los jardines y las áreas peatonales existentes se reorganizan  para dar cabida a los elementos  arquitectónicos que proporcionan accesibilidad a las viviendas (ascensores y rampas) y para dotar de una mayor privacidad a las viviendas de planta baja. Las zonas verdes se transforman en áreas estanciales a través de la incorporación de algunos elementos de mobiliario urbano.

La accesibilidad a las viviendas se garantiza a través de la incorporación de un ascensor por portal que permite que cada vecino llegue a su vivienda sin tener que utilizar escaleras. Los ascensores se tratan como un elemento arquitectónico singular que contribuye a cambiar la imagen del conjunto hacia una estética más contemporánea.