+ info

Arquitectos PEZ arquitectos SLP
y Patricia Herrero Fernández
Concurso 2012

Plan de Usos y Proyecto para la Península de Sancti-Petri en Chiclana de la Frontera (Cádiz)

LARUTANATURAL

El entorno natural de la península de Sancti Petri, en el Parque Natural Bahía de Cádiz, (plena marisma gaditana), posee un valiosísimo ecosistema propio de las marismas, y es de una belleza espectacular.

Esta riqueza medioambiental, ha sido determinante para que la propuesta fije deliberadamente la atención en la flora y la fauna de la zona:  las aves, la vegetación espontánea, las plantas silvestres, los arbustos… Esto es, se ha tratado de hacer de la naturaleza del entorno, de su disfrute y de su conocimiento, una atracción más de la península de Sancti-Petri.

Los terrenos de costa del la zona, se caracterizan por un tipo de vegetación específica y autóctona; la vegetación dunar y la vegetación de marisma natural, que invade los límites entre mar y tierra, desdibujando su frontera. En el interior de la península la vegetación es urbana, heredada del antiguo poblado y de las últimas actuaciones en el perímetro, que han renovado el actual paseo marítimo.

La existencia del arbolado y la vegetación autóctona del entorno ha inducido a concebir el nuevo trazado manteniendo la vegetación natural existente y creando una gran zona verde central que posibilite su proliferación.

La poca ocupación requerida por el programa del Plan de Usos, favorece nuestra intención de implantación de las diversas edificaciones en el borde de la península, liberando longitudinalmente, el centro de la misma.

Este espacio central resultante parece ideal para plantear un gran espacio verde, a modo de Parque Natural, en el que la propia vegetación autóctona colonice el terreno, estableciendo una continuidad paisajística con su entorno, y de uso eminentemente peatonal. Este espacio verde tiene como razón de ser, recrear un jardín botánico autóctono, en el que se contemple y aprenda sobre el singular ecosistema de la zona.

Las edificaciones nuevas de la ordenación propuesta abrazan el gran parque que se plantea, y actúan a su vez de filtro entre éste y el mar. De esta forma, la vegetación continúa LA RUTA NATURAL hacia el mar.

El vial rodado en anillo bordea el parque dando servicio a los diferentes usos desde el interior.

Se propone remodelar el paseo actual dotándolo de un carril bici bidireccional e incorporando un pavimento filtrante de tierra compactada que llega hasta el borde de la plataforma y del que salen de forma natural las palmeras existentes.

Se recupera de esta forma la relación directa de los edificios y del peatón con el borde del mar a través de un paseo más tranquilo, natural y silencioso.