+ info

Arquitectos PEZ arquitectos SLP
Cliente Ville de Genève
Concurso 2014

REHABILITACIÓN DEL ANTIGUO PICADERO DE LA RUE RENE-LOUIS PICHAUD DE GINEBRA

El punto de partida de la intervención se centra en recuperar el carácter original del edificio adecuándolo a su futura nueva función.

El edificio, construido en la primera mitad del siglo XIX (1828-29) y fuertemente transformado en los años cincuenta del siglo XX, tiene una serie de peculiaridades que le hacen ser un edificio singular.

Situado en la confluencia de tres calles con una estructura central basilical con un ábside como entrada y cuatro torres en los extremos y una fuerte simetría formal.

Nuestra propuesta parte del proyecto original, demoliendo todos los elementos interiores y la sobre elevación de la rue Leger dejando solamente los muros portantes perimetrales, los muros interiores del espacio central y las cubiertas originales con sus cerchas de madera. Así el primer paso es una limpieza general, dejando el edificio como un gran contenedor.

Las premisas para re-generar el edificio han sido:

Evocación de la Arena central: Se vuelve a apostar por un espacio-corazón del proyecto, a partir del cual se generan los demás,

Rotura sutil de la simetría: Se respeta la estructura general simétrica en planta y se interviene de manera asimétrica.

Nueva captación de luz natural: Apertura de huecos en la envolvente original aprovechando los existentes y abriendo puntualmente y de manera respetuosa los necesarios para el nuevo programa.

Así el proyecto se materializa en la sección transversal del edificio donde los espacios principales del programa generan la intervención. El comedor y la sala a doble altura se sitúan en la Arena central directamente ligados a la entrada. Caja abierta de proporción evocadora del antiguo uso. La guardería se sitúa en una caja suspendida sobre el espacio central que hace de tapón acústico y se modela para dejar pasar la luz a las salas inferiores. Esta caja acústica, que busca la luz a través de unos ojos-lucernarios hacia el exterior, protege a los niños y los eleva, creando una atmósfera tranquila y luminosa.